La Reforma de la Constitución: Necesaria y además insuficiente

Mucho se está escribiendo sobre la reforma constitucional que presuntamente debe limitar el déficit público español en los próximos años. Todos estamos viendo declaraciones a diario denunciando que si nos han vendido a los Mercados, que si se ha modificado la Constitución con nocturnidad y alevosía, que si es inaceptable que se supedite el Estado del Bienestar al dictado de los Mercados, etc. Especial mención me merece el artículo publicado el pasado día 1 de Septiembre en GurusBlog con el excplícito título: “La diabólica cláusula de la Reforma de la Constitución que entrega España a los acreedores“. Por esta vez, y Dios me libre de que sirva de precedente :), voy a discrepar, o quizá matizar algunos de los argumentos de su autor Gurus Hucky.

Bien cierto es que, bajo la piel de cordero de limitar constitucionalmente la capacidad de déficit en las cuentas públicas, en realidad se está priorizando absolutamente el pago de la deuda pública y se está renunciando explícitamente a la inmunidad de la deuda soberana ante terceros. Y no es menos cierto que con esta reforma fulminante estamos también renunciando incluso a la capacidad de renegociar nuestra deuda. Hasta ahí estamos de acuerdo, y una vez más chapeau por la clarividencia de mi admirado Gurus Hucky.

No obstante no debemos olvidar nuestro orígen, los motivos que nos han llevado a hasta aquí. Y debemos ser plenamente conscientes de la situación extrema en la que se encuentra el Estado Español. Por no remontarnos más atrás, cuando nuestra situación económica y democrática era mucho más precaria, lo haremos a los últimos 20 años. En estas dos décadas el crecimiento económico español ha sido un espejismo creado a base del abuso del sector de la construcción, en un caldo de cultivo de intereses bajos y posterior flamante moneda única. Este cóctel, junto con nuestra idiosincrasia, nos hicieron creer que nuestras posibilidades de crecimiento, gasto y endeudamiento podrían prolongarse hasta el infinito y más allá. La megalomanía de Aznar y la ignorancia de Zapatero remaron en la misma dirección, dando rienda suelta y temeraria a españolitos de a pie que de la noche a la mañana, es decir en una sola generación, se convirtieron en millones de nuevos ricos a crédito.

Las reglas del juego, además, cambiaron durante estos años sin que nadie aparentemente se diera cuenta de ello. La máquina de fabricar pesetas la habíamos desmantelado y trasladado al flamante y nuevo BCE. Y ahora ya no manejábamos depauperadas y devaluadas (¿añoradas?) pesetas, sino relucientes Euros, que discutían incluso el liderazgo de las divisas mundiales al mismísimo dólar norteamericano. Esa traslación de la capacidad de crear moneda a un tercero convirtió la deuda soberana de los países de la Eurozona en más arriesgada y dependiente de la bonanza económica del país, tal y como advertíamos hace un mes y medio en “La deuda europea es más deuda que las otras“. El razonamiento es muy sencillo: Un país soberano, a diferencia de un emisor privado, antes de perder su credibilidad internacional impagando sus deudas, simpre puede imprimir más dinero y cumplir con sus acreedores, a costa eso sí, del valor de su divisa, creando más dinero y por tanto inflación. Eso dañará su credibilidad futura, pero a corto el acreedor/inversor será satisfecho puntualmente. Por tanto, ante la citada doctrina de inmunidad de la deuda soberana, los inversores tienen una mayor seguridad prestando su dinero a Estados con capacidad de emitir dinero. Por eso, la deuda soberana de países de la zona Euro, sólo es solvente si las economías de los respectivos países emisores lo son. Exactamente igual que un bono de deuda corporativa lo es, dependiendo exclusivamente de la situación contable y perspectivas de su negocio.

Por todo ello, hasta hoy los inversores que financian deuda soberana como la española (portuguesa, griega, italiana, irlandesa o demás deuda periférica en apuros), tienen un panorama como para echarse a temblar. Ni los emisores son solventes, ni tienen capacidad de fabricar dinero, ni pueden actuar contra los deudores por la citada inmunidad de la deuda soberana. Por tanto, ¿qué podemos hacer los países como el nuestro ante una inminente y masiva fuga de la confianza de los inversores en la deuda soberana periférica? Muy fácil y a la vez imposible: Conseguir que nuestra economía crezca, se reduzca el paro, y que el déficit presupuestario se convierta en superávit de forma urgente e inmediata, ya que los vencimeintos de nuestra deuda viva se suceden sin parar y hay que seguir consiguiendo financiación (confianza) constantemente. Como resulta que con los políticos al mando de la Economía ese escenario va a ser que no, porque lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, ¿qué otra solución podemos implementar para mejorar las condiciones de nuestra deuda y restaurar así mínimamente la confianza de los inversores? Obviamente la salida del Euro y la recuperación de la capacidad de emitir divisa y política monetaria propia, mejoraría las perspectivas para los inversores, que inmediatamente exigirían unos tipos adecuados a cada realidad económica. Pero si esa opción por el momento tampoco es aceptable y sigue siendo tabú para @Merkozy y demás burócratas europeos, por eliminación no nos queda otra que ofrecer la renuncia de la inmunidad soberana a nuestros acreedores para tratar de retenerlos y evitar el colapso. Y es que poco márgen de maniobra más existe dentro de una Eurozona tal y como la conocemos hasta hoy. Por eso, volviendo al artículo de GurusBlog, no puedo mas que discrepar de frases como ésta: “[PP/PSOE]...han entregado España a los acreedores, y lo han hecho con nocturnidad y alevosía, con razón no se atreven a convocar un referendum. Yo es lo más cercano que conozco a un golpe de Estado, alguién debería demandar a los congresistas que votaron si por traición a la patria.” Según mi opinión, en realidad los demandados deberíamos ser todos nosotros.

Muchos reclaman un referendum para decidir la reforma constitucional. Y no se dan cuenta que eso hubiera sido tan absurdo como si se hubiese realizado en Argentina un referendum popular para que el pueblo decidiese la conveniencia o no del famoso corralito de hace poco más de una década. Exigir poder de decisión es no ser conscientes de que nuestra situación es verdaderamente extrema. La periferia europea no ha colapsado ya gracias a rescates y compras en la sombra del BCE. Lógicamente, la creación del Eurobono solucionaría el problema, pero hoy por hoy Alemania no está dispuesta a correr con la factura del desmadre periférico. Mientras tanto se gana tiempo al tiempo retrasando el colapso, mediante la compra “apagafuegos” de deuda periférica. Unas compras que viene realizando el BCE con nocturnidad y alevosía, al igual que sucede con la reforma constitucional española, pero esta vez para los ciudadanos alemanes. ¿O acaso no merecerían la población germana votar en referendum si permiten o no al BCE comprar deuda griega, portuguesa, italiana o española? Pero para evitar el estallido desordenado de la Eurozona, lamentablemente hay que obviar referendums, en uno y otro sentido. Además ni siquiera hay tiempo para ellos, puesto que los euroburócratas han perdido ya más de tres preciosos años.

Dejémonos ya de una vez de lamentar y culpar a los demás de nuestros males. Nadie nos ha obligado a abusar enfermizamente del ladrillo. Nadie nos ha obligado a creernos más ricos de lo que éramos en realidad. Nadie nos ha obligado a renunciar a nuestra divisa. Nadie nos ha obligado a renunciar a nuestra política monetaria. Nadie nos ha obligado a renunciar a la capacidad de imprimir dinero. Nadie nos ha obligado a basar nuestra credibilidad financiera exclusivamente en nuestra solvencia contable. Nadie nos ha obligado a elegir a unos gobernantes incapaces de reconducir nuestra economía a terreno positivo. Nadie nos ha obligado a ser cada vez más insolventes. Nadie nos ha obligado a endeudarnos hasta el infinito y más allá a nivel público y también privado. Y nadie nos ha obligado a depender absolutamente de la financiación de inversores externos. En definitiva, nadie nos ha obligado a alcanzar esta situación extrema al borde del colapso.

Llegados a este punto, somos nosotros mismos y nadie más los que esta vez sí que nos hemos obligado a convertir nuestra deuda pública en senior, por delante de los ciudadanos. A renunciar a la inmunidad de nuestra deuda soberana y a la capacidad de renegociarla en caso de apuro. Nos hemos obligado a reformar la Constitución para ofrecer desesperadamente mayores garantías a nuestros acreedores para que no nos abandonen, al menos inmediatamente. Unos acreedores de los que nos hemos hecho absolutamente dependientes por nuestra ya endémica mala cabeza. Qué cómodo ha sido durante años gastar más de lo que tenemos y presumir de Estado del bienestar, a costa de pedir dinero prestado infinitamente. Pues Señores, el infinito ha llegado a su fin, sorprendentemente para muchos.

Nuestra economía es como la de cualquier familia cuyos miembros están mayoritariamente sin empleo y con unas deudas gigantescas. Y lo que es peor aún, una familia que se resiste a renunciar a su bienestar a pesar de que eso le viene costando endeudarse más y más en los últimos años. Porque los ingresos de esta familia, al igual que los de España, se han ido reduciendo con la crisis. Sin embargo el cabeza de familia (el gobierno) se resiste a recortar sus gastos al nivel de sus ingresos. Son demasiados años acomodados en un Estado de bienestar debido. Pero la dura realidad es que nadie nos presta más, porque somos ya manifiestamente insolventes e incapaces de gastar menos de lo que ingresamos.

Podemos lamentarnos por la injusticia que suponen determinados recortes sociales o por el sufrimiento global que conlleva esta crisis económica. Podemos incluso estar en desacuerdo con las formas de la modificación de la Constitución. Pero estar en contra de la necesidad imperiosa e inmediata de hacer dicha reforma es ser demagógico, inconsciente de la crudísima realidad, o ambas cosas a la vez.

  1. Excelente opinión. Gracias.
    Esto sí es SENSATEZ!

    Últimamente se lee excesivo dramatismo y sensacionalismo en el amigo Hucky. Me pregunto por qué.

    Saludos.

    Jose 03/09/2011
  2. Muchas gracias Jose. No obstante Hucky sigue siendo un referente de clarividencia del que muchos debemos aprender.

    Salud y €.

    gursmundi 03/09/2011
  3. excelente articulo que explica de manera muy sencilla la emergencia de la situacion nacional

    rafael 03/09/2011
  4. Efectivamente, el artículo de Hucky me dejó también perplejo. Quizás el problema de la deuda lo habeis desgranado muy bien, y es ahí donde creo que fallan todos los análisis "populares" que se hacen recientemente. Incluso llevado a las pequeñas finanzas domesticas. ¿Que familia ve crecer año tras año su endeudamiento? Pocas ó muy pocas. La gente pide sus préstamos para comprar la casa y generalmente, no se embarca en nuevas aventuras hasta que ha pagado la deuda.

    Los paises han abusado del endeudamiento y ahora vienen los problemas. Quizás por eso a Warren Buffet nunca le ha gustado que le presten dinero y sin embargo, le encanta prestarlo. Me gusta uan frase que leí hace un tiempo en el blog de Koala Capital “When we are living on this much borrowed Money, we are also living on borrowed time” Paul Volcker. Debemos reflexionar sobre el porqué los paises siempre tienen que tener deuda. ¿Y porqué no pueden ahorrar y crear fondos soberanos de pensiones/emergencia/etc?

    Alfonso 03/09/2011
  5. Esa es la clave Alfonso. No es de cajón que los Estados tengan que endeudarse hasta el límite que los Mercados permitan. Pero los gobernantes que elegimos prefieren ganar nuestros votos gastando lo que no tenemos hasta que alguien diga basta. Y ese alguien es el criticado y denostado Mr. Market, que en realidad es el único cuerdo y lúcido de este juego.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Salud y €

    gursmundi 03/09/2011
  6. Gurus Mundi, no puedo estar más de acuerdo con vosotros con el análisis que habéis realizado sobre la problemática de la deuda Española. La situación es muy grave. Dos o tres puntualizaciones:

    1) Mi crítica es a la falta de transparencia, aquí nadie está explicando la gravedad de la situación. Los ciudadanos no saben, y se están tomando decisiones a espaldas de la gente. Creo o quiero creer que si los políticos explicarán bien como está la situación y que medidas hay que tomar para salir de está la gente lo comprendería. Lo que no me parece es recortar un derecho de todos los ciudadanos españoles en La Constitución, y disfrazarlo con que se está limitando el déficit. Hay que explicar las cosas bien, y decir señores vamos directos a quebrar y a un posible corralito, para intentar evitarlo podemos darles a los bonistas prevalencia en el cobre sobre el resto de los españoles. Voten que les parece. Igual hasta gana el SI. Ya nos hemos cargado la economía, ahora no nos carguemos la Democracia.

    2) Después están las soluciones. Tenemos un problema de deuda, pero tenemos sobretodo un problema de ingresos y de competitividad. Mantener la financiación y el nivel de deuda no arregla nada, simplemente es un ganar tiempo. Grecia nos va a marcar la ruta de lo que puede acabar pasando, es decir default y salida del euro. Mientras tanto habremos perdido un tiempo y tenido un desgaste innecesario intentando esperar a ver si vienen tiempos mejores.

    Para mi la solución es clara, tenemos dos alternativas, salida del euro (técnicamente complicada) y quita, lo que conlleva mucho dolor a corto plazo y una posible solución a medio plazo, ejemplos Islandia, Argentina o mantenernos tal como estamos, sin competitividad, es decir una lenta agonía.

    3) Por último, la cesión de estas mejores condiciones de cobro a los acreedores me parece mal negociada. Es el último cartucho que tienes "no traumático", negocialo bien, no a cambio de nada a esperar la benevolencia de los mercados. Una deuda mala es una deuda mala así tenga prevalencia de cobro, nos seguirán machacando. Puestos a ceder este privilegio, si optas por la vía dos, la larga agonía porque no quieres salir retratado, al menos consigue cerrar la creación de los Eurobonos. Lo único que te permitirá tener más o menos asegurada la financiación a un coste "barato". Ahora si quieres presionar con la creación de los Eurobonos que les vas a dar a cambio?

    Gurus Huky 03/09/2011
    • Ante todo pediros disculpas porque nos ha sido imposible publicar los comentarios puntualmente.

      En segundo lugar, celebro recuperar la plena sintonía en la interpretación del escenario actual respecto al tema de la deuda. Te aseguro que discrepar de alguno de tus artículos me producía una sensación extraña de narices 🙂

      Y en tercer lugar, tienes toda la razón en que se ha vendido gratis la reforma, desperdiciando una oportunidad de oro. Y no sólo se reforma a cambio de nada, sino que se aumentan las garantías de la deuda española de forma tan oculta y velada, que no se están cotizando los efectos esperados, por el momento. También es muy cierto que mantener a raya el spread sólo sirve para ganar tiempo, pero ahora mismo la periferia de la Eurozona parece no aspirar a nada más. Y los Mercados cotizan todo ello.

      Gracias Gurus Hucky y un abrazo.

      Salud y €

      gursmundi 03/09/2011
    • Yo también creo que esta es la correcta matización a tu artículo. Y hay que reconocer que es discutible otorgarle el grado "senior" a la deuda ya emitida a cambio de que el mercado rebaje la prima de riesgo de la deuda. Es dar algo gratis a cambio de nada. La reforma es mejorable, sin lugar a dudas. Como siempre, hacemos las cosas tarde, pero creo que eso ya es un tema de la cultura que tenemos.

      Alfonso 03/09/2011
  7. Habláis de la falta de transparencia y de que no se han explicado las cosas … pero ¿está la ciudadanía realmente preparada para asumir las consecuencias?

    Viendo lo que ha pasado con el 15-M, todos los disparates que se oyen a diario y conociendo la historia de este país; si se explicaran las cosas claramente la paz social se acabaría y las revueltas violentas serían generalizadas. No tanto por la capacidad de entenderas de la sociedad, si no por los borregos que somos y como serían manejadas las masas.

    Creo que es mejor para todos mantener a la sociedad anestesiada y poco a poco hacer las cosas que se tienen que hacer.

    Criticamos mucho a nuestros políticos, pero es que ellos son el reflejo de nuestra sociedad y para comprobarlo solamente hace falta echar un vistazo a nuestro alrededor.

    Un saludo

    franlodo 03/09/2011
  8. No lo está en absoluto, tienes razón. Pero para mantener la sociedad anestesiada, hay que poder pagar la anestesia (subsidios, ayudas, etc). Y aún así, los disturbios probablemente no se eviten sino que se aplacen en el tiempo. Hace ya un par de años o más, que escribimos un artículo titulado "Do not Disturbios", avisando de lo que veríamos en las calles. Hasta el momento sólo lo hemos visto en Atenas, pero se extenderá a medida que la miseria lo haga. Cómo me gustaría estar equivocado.

    Salud y €

    Gurús Mundi 03/09/2011
  9. La gente aquí lanza pura ideología como si fuera visión pragmatica: "Debemos reflexionar sobre el porqué los paises siempre tienen que tener deuda. ¿Y porqué no pueden ahorrar y crear fondos soberanos de pensiones/emergencia/etc?" Es ridiculamente patente que los paises tienen deuda porque el dinero lo poseen y LO CREAN otros, que además lo acumulan para ostentar el poder. Así los paises no son gobernados por sus pueblos (España es un ejemplo claro) sino por una oligarquía política que posee los media y los bancos locales y acepta cualquier imposición de los bancos de la reserva federal. Hoy es pagar la deuda (¡¡con prioridad para la fed!!) y ayer era emitir deuda. Son todos parte en el juego. Es una vergüenza.
    Claro que una banca pública ,administrada democraticamente por políticos honestos, es lo deseable, pero eso está contra el estado privatizado (en sus manos) que IMPONE la banca privada y usurera de la reserva federal y sus sucursales locales (Santander BBVA etc). La democracia no es lo suyo. Siguen con el feudalismo. Se creen los únicos con derecho a ser libres..los demás tenemos que ganarnoslo. ¡Dios nos ha hecho libres a todos!

    José María 03/09/2011
  10. Discrepo totalmente…
    Un análisis muy acertado con un buen diagnóstico al que se le receta una terapia equivocada…
    Solución?…
    Pues aplicar lo que dicen los políticos, (especialmente el Sr. Rajoy), pero que no hacen…, aplicar al Estado los criterios que aplicaría una familia cuando está sobreendeudada, gasta mas de lo que ingresa y no puede hacer frente a sus deudas… Que hace una familia sensata en eso casos?…, pues lo primero, dejar de endeudarse mas… España, y cualquier otro país en la misma situación, lo último que debe hacer es renunciar a su inmunidad soberana ante sus acreedores, esa es un arma fundamental para presionar en la reestructuración de la deuda… Logicamente la siguiente consecuencia es que no vas a obtener mas financiación…, pero eso ya está descontado…, eso es lo que hay que hacer YA!… dejar de emitir deuda, (bueno, no es exactamente así, si puedes seguir financiandote algo, pero sin emitir deuda, si no reteniendo algunos pagos y convirtiendolos soberanamente en deuda a largo plazo y bajo interés, por ejemplo parte de las nóminas de trabajadores públicos, `pagar en efectivo un mínimo vital y convertir el resto en pagarés a 5, 10 o 20 años, y otrs medidas similares…
    Otra medida es suspender pagos de la deuda viva y ofertar convertirlos tambien en deuda a largo plazo y bajo interés o la alternativa de no pagar directamente…
    Que es un atraco a los inversores?… Pues sí, pero esa es la ventaja de la soberanía, que puedes atracar a otros legalmente, basta hacer una ley "ad hoc"…

    Comisión Promotora 03/09/2011
    • Comisión Promotora, el artículo no contempla la posibilidad de default. Es decir, si aceptamos la quiebra, obviamente la solución pasa por atacar la raíz del problema. Pero yo me refiero siempre al márgen de maniobra que tenemos hoy en día si pretendemos evitar el default, al menos de inmediato.

      Salud y €

      Gurús Mundi 03/09/2011

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies