El empleo made in USA y el origen del colapso de las especies.

Mientras los europeos esperamos ansioso al 9 o 12 de diciembre para ver el resultado de lo que parece que se viene cociendo en las cocinas secretas del Chef Merkozy, en los EE.UU. se publican sus últimas cifras de desempleo. Después de que, al menos oficialmente, se haya abandonado la recesión técnica, el paro norteamericano parece que se va definiendo más claramente a la baja. El siguiente gráfico de Chartoftheday.com es bien simple y habla por sí solo. Aunque el descenso del desempleo made in USA no se está corrigiendo a ritmo de anteriores recesiones, es innegable que lo está haciendo.

El debate en Europa se centra en si las expectativas creadas ante la comparecencia del duo Merkozy el próximo día 9 de Diciembre serán cubiertas, o si por contra la decepción de otro parche político inoperante volverá a hundir los mercados y pondrá de nuevo contra las cuerdas la insolvencia de la periferia europea. Mientras tanto, en mundo sigue girando. Y lo hace para permitir que los más capaces, los que evolucionen al más puro estilo Darwiniano, dejen atrás el cráter que formó el estallido de la burbuja de crédito allá por la primavera de 2007.

Pero en Europa tenemos tanto ruido e incertidumbre que parece que el mundo se haya parado y no se vaya a poner en marcha hasta que se encuentre una salida para la deuda europea. Nada más lejos de la realidad. Mientras aquí los mercados siguen la cuenta atrás con tics nerviosos que contagian en mayor o menor medida al resto de bolsas, las economías emergentes y americanas siguen su curso: Unos moderando su crecimiento y softlanding, mientras los otros tratan de afianzar su recuperación dejando atrás -no sin esfuerzo ni exasperante lentitud- las cifras recesivas de la todavía primera potencia económica mundial.

Quizá llegados a este punto en el que las cifras económicas globales tratan de levantarse en plena cuenta atrás para definir si el desapalancamiento europeo se produce de forma ordenada o mediante un colapso, conviene recordar el origen del caos. Y de eso hace ya casi 5 años. Ojalá nos hubiéramos equivocado cuando en junio de 2007 predijimos la peligrosidad del castillo de naipes financiero en un artículo titulado “Financos e Inversópatas: Un cóctel explosivo”:

“Hay quien dice que un nuevo crack económico está próximo. No está nada claro si se empieza a hablar de algo parecido al 29 de octubre de 1929 o simplemente de una crisis económica generalizada que puede afectar más o menos globalmente. Es evidente que la interrelación de las economías mundiales y el castillo de naipes que supone el sistema financiero moderno, no ayudan a asentar unas bases sólidas a prueba de crisis mundiales. Es decir, algunos empezamos a advertir los peligros de la globalización macroeconómica y la superposición de productos financieros, que no sirven más que para especular (que no es poco). En los últimos años los ingenieros financieros han creado estructuras y productos inimaginables hace una década o dos, y que se soportan sobre bases que a su vez quedan ya muy lejos de la economía real tradicional. Estructuras complejas creadas sobre estructuras complejas.

Comprar o vender un contrato de petróleo por parte de cualquier particular es ya un juego de niños anticuado aunque ni siquiera sepa jamás qué aspecto tiene un barril ni su contenido. Hoy en día el brochure de cualquier producto estructurado supone un par de páginas explicativas de cómo se comportará dicho producto en el tiempo según los escenarios posibles. Texto, gráficos y fórmulas matemáticas relativamente simples que junto con la explicación del asesor o gestor correspondiente (a veces incluso de forma competente y objetiva), tratarán de hacer entender al comprador el funcionamiento de su nuevo juguete financiero.
Pero este brochure o fact sheet tan sólo es el manual simplificado de instrucciones. Los auténticos planos constructivos del producto jamás llegan al inversor final. Son tan complejos que sólo son inteligibles por los padres de la criatura y sus colegas. Ingenieros financieros, a quienes cariñosamente me gusta llamar financos (por aquello de que a los ingenieros en telecomunicaciones se les llama telecos).

Estos financos exprimen sus cerebros y su creatividad constantemente buscando tan sólo un producto que se venda bien. Es su trabajo y no dudan en utilizar todas las herramientas que se ponen a su alcance, es decir otros productos financieros. Los resultados son productos megaestructurados con tantos componentes en equilibrio que serían peligrosamente sensibles a un temblor financiero global. Este probable colapso de los productos actuales de ingeniería financiera, acentuaría a su vez dicho seísmo provocando una crisis financiera mundial inimaginable.

Pero que no cunda el pánico, todo está controlado y funcionando perfectamente. En un equilibrio ejemplar. El cóctel está delicioso, pero por favor: El Dry Martini, removido, nunca agitado.

Cluster Family Office, Junio 2007.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies