Deportistas de élite y su dinero. La lección simple de Shaquille O’Neal.

En el siguiente video vemos a un Shaquille O’Neal en su madurez dando un consejo tan simple como importante a otros colegas de profesión, es decir deportistas de élite. Lógicamente su consejo sólo sirve para aquellos deportistas, artistas o cualquier otra persona que consiga una fortuna súbita (loterías, empresarios tecnológicos, herederos, etc.) lo suficientemente holgada como para no tener que preocuparse jamás por su futuro ni el de sus hijos y nietos. Mirad el video de este tweet y después os haremos algunas reflexiones:

Sin duda, seguir este sencillo consejo, para el cual todo ser humano está potencialmente capacitado, habría evitado que la inmensa mayoría de deportistas se arruinasen a lo largo de sus ajetreadas vidas. Fijaos que no son necesarios ni estudios ni conocimientos para evitar el desastre cuando se alcanza un determinado nivel de contratos millonarios. Tan sólo es necesario sentido común y rigor. Lamentablemente la mayoría de deportistas de élite, sin estudios y de orígenes humildes, ebrios de fama y dinero, suelen carecer de ambas virtudes.

.

Sin embargo, la mayoría de mortales no alcanzan esos niveles de ingresos, obviamente, y necesitan afinar mucho más que la simple norma de Shaq su progresión patrimonial a lo largo de sus vidas. Cada vida patrimonial es distinta. Las circunstancias en cuanto a ingresos profesionales, ingresos de inversiones financieras e inmobiliarias, gastos necesarios o deseados, cargas familiares y en definitiva el estilo de vida que cada persona o familia elige, junto con el futuro incierto al que se enfrenta cada ser humano (separaciones, enfermedades, muertes, incapacidades, adicciones, estafas, accidentes, etc…), hacen que cada caso sea prácticamente único. Y lógicamente se precisa de alguna herramienta que permita de algún modo vislumbrar la proyecció patrimonial que cabría esperar ante una vida más o menos prolongada. Ahí es donde cada uno puede hacer su propia “cuenta de la vieja”, o bien acudir a un profesional de gestión patrimonial para que le dé una idea de la progresión que puede tener en el futuro, y ajustar o modificar en consecuencia los errores de cálculo o de estilo de vida que se estén cometiendo. Aquí os mostramos un ejemplo de una tabla de proyección patrimonial que utilizamos con algunos de nuestros Clientes en Cluster Family Office:

 

En las proyecciones como las de la imagen de arriba, tratamos de incorporar algunas de las variables que se puedan intuír sacadas de los datos y el conocimiento de las circunstancias de nuestros Clientes. En las proyecciones que realizamos en CFO manejamos datos como los ingresos profesionales, no profesionales, duración de la vida laboral prevista, consumo de rentas presentes y futuras, inflación, rendimientos financieros e inmobiliarios, fiscalidad personal, fiscalidad de los vehículos de inversión que tenga cada familia en España y en el extranjero, etc.

.

No obstante, es obvio que cuanto más lejana en el tiempo llegue la proyección menos fiables serán los datos previstos, ya que las desviaciones se multiplican a lo largo del tiempo con mayor efecto sobre el resultado que el mismísimo interés compuesto. Pero a pesar de la imposible exactitud, esta herramienta siempre suele resultar de gran ayuda para resituar el estilo de vida de las familias y, sobre todo, para abrir los ojos ante la incertidumbre que supone vivir una larga vida patrimonial en el mundo tan cambiante al que nos enfrentamos. Y la incertidumbre de las progresiones resulta especialmente reveladora cuando se abusa de la proporción de inmuebles en el patrimonio o cuando la era de las carteras conservadoras de renta fija es más bien una trampa de potenciales pérdidas de la que muy pocos escaparán.

.

La evolución en el tiempo de un patrimonio desequilibrado que toma decisiones equivocadas, respecto a la evolución de un patrimonio en equilibrio de activos financieros, empresariales e inmobiliarios, con la correcta optimización de cada uno de ellos, es totalmente distinta al cabo de 5 años. Pero si proyectamos los errores respecto a lo que sería la correcta distribución de activos y pasivos y su gestión, más allá de 15 o 20 años, la diferencia es abismal. Lo que hoy puede parecer un desequilibrio o una ineficiencia menor, o sea una desviación de poca importancia, con el paso del tiempo supone la clave del éxito o el fracaso para nuestra vejez y para el bienestar de nuestros hijos.

  1. Hola,

    Totalmente de acuerdo. Pero me gustaría poder ver esas tablas mejor. Me resulta imposible verlas.
    ¿Podríais subirlas con más resolución?

    Jorge 21/11/2017

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies