Hegemonía Bioeconómica de China.

Lo venimos diciendo del derecho y del revés, China es ya el centro del mundo y su liderazgo va a relegar peligrosamente a los inversores que sigan centrados en occidente y temiendo los mal llamados mercados emergente (puesto que muchos son ya emergidos y la mayoría de occidente aún no se han dado cuenta). Revisad si no los datos y proyecciones de crecimiento económico pre y post pandemia.

.

Esta vez quien nos alerta de la hegemonía de China es una publicación científica y no económica. A continuación os traducimos, resumimos y comentamos el artículo de la revista Science de Jon Cohen, en el que se analiza el camino recorrido por China en el campo de la vacunación contra el Covid19 y el dichoso coronavirus SARS-CoV-2. Y sobre todo destacando la influencia bioeconómica que está consiguiendo China en todo el planeta, como siempre de manera sigilosa, inteligente e imparable:

.

Las primeras personas en el mundo que recibieron la vacuna COVID-19 no fueron parte de un ensayo clínico. Ninguna cadena de televisión o periódicos cubrieron el evento histórico. Ninguna compañía emitió una declaración.

.

El 29 de febrero de 2020, menos de 2 meses después de que el mundo despertara ante la amenaza de la nueva enfermedad, la viróloga Chen Wei, una general de división del ejército chino, y seis científicos militares de su equipo se cuadraron frente a una bandera del Partido Comunista Chino y recibieron inyecciones de una vacuna experimental COVID-19. Chen, una heroína nacional por su trabajo en las vacunas del Ébola, había llegado a la zona cero de la pandemia, Wuhan, con su grupo de la Academia de Ciencias Militares Médicas, en parte para ayudar a crear la vacuna candidata con una compañía comercial, CanSino Biologics. Los comentaristas dentro y fuera de China cuestionaron más tarde si el evento, que fue ampliamente difundido en los medios sociales, era real. Nada menos que el People’s Daily, el principal periódico del Partido Comunista, etiquetó una foto de Chen recibiendo la vacuna como “#FAKENEWS”. Pero Hou Li-Hua, un investigador de la academia que trabaja en el proyecto de la vacuna, dice que fue “una noticia real”, un intento de proteger a los científicos de la ciudad duramente golpeada.

.

En los Estados Unidos, la Operación Warp Speed de la administración Trump, de 10.800 millones de dólares, ha acelerado la investigación y el desarrollo de la vacuna específicamente para la población de los Estados Unidos, y lo está haciendo más rápido de lo que muchos investigadores creían posible. Pero un esfuerzo igualmente masivo se desarrolló en China. CanSino y otras dos empresas chinas -una de propiedad del gobierno y la otra trabajando en estrecha colaboración con su organismo regulador- están invirtiendo recursos sustanciales, probando cuatro candidatos en decenas de miles de voluntarios en todo el mundo, y es probable que estén a sólo días o semanas de anunciar los resultados de eficacia de los ensayos, justo después de los alentadores resultados anunciados durante el mes pasado por Pfizer y BioNTech, Moderna, AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Rusia.

.

Pero el bajo perfil de esas primeras inyecciones históricas, la colaboración militar con una empresa “privada” y la decisión éticamente tensa de comenzar con las vacunaciones fuera de un ensayo clínico telegrafió que, aparte de la escala y la velocidad similares, el esfuerzo de China en materia de vacunas está siguiendo un curso muy diferente del de los Estados Unidos y Europa. La mayoría de las principales vacunas occidentales se basan en modernas tecnologías atractivas como vectores virales genéticamente modificados, proteínas de diseño y fragmentos de ARN. En cambio tres de las cuatro principales vacunas candidatas de China utilizan un clásico, un método más que comprobado: Todo el virus inactivado. Un enfoque que se remonta a la primera vacuna contra la gripe que tuvo éxito en la década de 1930. Y el esfuerzo de China en materia de vacunas está lastrado por su radical éxito con las agresivas medidas de salud pública para detener la propagación del coronavirus SARS-CoV-2, puesto que sus medidas han dejado China sin prácticamente virus sobre el que ensayar vacunas, incluyendo el aislamiento forzoso de los casos y la realización de pruebas en ciudades enteras. En cambio, la furiosa pandemia en los Estados Unidos ha permitido que los ensayos realizados allí den rápidamente señales de eficacia, “China aplastó la epidemia de coronavirus antes de tiempo, por lo que perdió la oportunidad de probar la eficacia de sus vacunas allí”, dice el epidemiólogo Ray Yip, que sigue de cerca el desarrollo de la vacuna COVID-19 como asesor de Bill Gates. “Si hubieran tenido muchos casos en China, podrían haber terminado una prueba de eficacia antes que otros países”.

.

Así que los desarrolladores de vacunas de China se han ido al extranjero. Aunque los Estados Unidos los ha excluido de la Operación Warp Speed, han negociado con otros 15 países en cinco continentes. Han montado ensayos masivos en el mundo árabe – y han dado vacunas candidatas a altos funcionarios del gobierno de ese país, y también han toreado convenientemente al radical Bolsonaro en Brasil, donde la pandemia está furiosa, para probar una vacuna y explorar su producción en ese país.

.

Pero China no sólo está buscando lugares prometedores para los ensayos clínicos. No necesita urgentemente las vacunas en su país para combatir un virus que ha aplastado en gran medida, sino que está jugando un juego global al comprometerse a enviar cualquier vacuna probada a los países que están llevando a cabo ensayos para sus candidatos, o a compartir las tecnologías que se encuentran detrás de ellos. “Saben que no necesitan una vacuna para contener la epidemia en China”, dice Yip. “Pueden tomarse su tiempo”, y tener una visión mucho más largoplacista y estratégica.

HUBEI, CHINA – APRIL 15: 220 voluntarios de Wuhan se vacunan durante el ensayo en fase II el 15 de Abril de 2020.

Como vemos en la foto superior, la compañía china CanSino Biologics creó la primera vacuna COVID-19 en entrar en ensayos clínicos, y para abril ya había avanzado a un estudio de fase II en Wuhan.

.

Yanzhong Huang, especialista en salud mundial, tanto en la Universidad de Seton Hall como en el Consejo de Relaciones Exteriores, dice que el país está “usando realmente la vacuna para promover la diplomacia de los objetivos de política exterior”. Esta “diplomacia de la vacuna”, dice, contrasta fuertemente con el “nacionalismo de la vacuna” de Warp Speed y tiene como objetivo “llenar el vacío dejado por los Estados Unidos”.

,

“Es una estrategia muy cuidadosamente ejecutada y pensada”, dice Stephen Morrison, que dirige el Centro de Política de Salud Global en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Un objetivo estratégico del gobierno chino es lograr una influencia hegemónica en los próximos 10 años.”

.

En casa, también, las actitudes hacia las vacunas contrastan con las de Estados Unidos y Europa, donde la desconfianza es alta, dice Morrison. Para consternación de los expertos en vacunas en el extranjero, cientos de miles de personas en China ya han hecho fila para recibir las vacunas experimentales, incluso antes de que se haya probado su valor y seguridad. “No ha habido un colapso de la fe y la confianza en la ciencia y en el Estado”, dice Morrison. “Hay menos miedo sobre a dónde va todo esto.” Paradójicamente, los occidentales, defensores de la libertad a ultranza, que ponen en duda las medidas de aislamiento, las restricciones de movimientos y la fiabilidad de los ensayos, son quienes más libertad han perdido a consecuencia de sus confinamientos radicales y cierres perimetrales.

.

En China, la velocidad con la que Chen y sus colegas fueron capaces de conseguir esas primeras vacunas es aún más notable dado que CanSino fue discutiblemente lento.

.

Aunque algunos vacunadores del COVID-19 lanzaron sus proyectos el día después de que la secuencia del SARS-CoV-2 se hiciera pública el 10 de enero, el CEO de CanSino, Yu Xuefeng, tenía reservas. “Empezamos a investigarlo a mediados de enero, pero hubo una duda”, dice. El COVID-19, le preocupaba a Yu, podría ser un bluff, como el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), otra enfermedad causada por un coronavirus, que alarmó al mundo en 2003 pero que desapareció un año después, después de que las empresas y los gobiernos hubieran dedicado muchos recursos al desarrollo de vacunas.

.

Yu, que es originario de China, completó su doctorado en microbiología en la Universidad McGill de Canadá en 1997, y luego se quedó, trabajando en vacunas durante casi 9 años en una sucursal de Sanofi Pasteur allí. Fue cofundador de Canino en 2009. Un equipo dirigido por Chen en China ayudó a desarrollar su único producto anterior que recibió aprobación: una vacuna del Ébola basada en un virus muy extendido y en gran parte inofensivo conocido como adenovirus 5 (Ad5), en el que adosaron un gen para la proteína de superficie del virus del Ébola.

.

Yu y su equipo consideraron la posibilidad de fabricar una vacuna anti-COVID-19 con ARN mensajero (ARNm) para la nueva proteína de superficie del coronavirus, llamada spike, el innovador enfoque adoptado por Pfizer y su socio BioNTech, el “ganador” de la carrera en informar sobre los datos preliminares de eficacia. Pero CanSino decidió ir con lo que sabía, usando el vector Ad5 para llevar el gen spike. “Pensé que era la forma más rápida y madura de desarrollar una nueva vacuna”, dice Yu.

.

En sólo un mes, el candidato de CanSino estaba listo para ser entregado a Chen y su equipo, y el 16 de marzo la compañía lanzó el primer ensayo de la vacuna COVID-19 del mundo, en Wuhan, para probar su seguridad y capacidad de provocar respuestas inmunológicas. CanSino había vencido a Moderna por 8 horas, aunque un mundo paralizado por la carrera de la vacuna entre las compañías occidentales prestó poca atención.

.

Varios contendientes estadounidenses y europeos, entre ellos AstraZeneca, también han adoptado adenovirus para transportar la proteína de punta, y algunos optaron por un vector Ad5 similar al de CanSino, a pesar de varias preocupaciones sobre el enfoque. En 2007, dos desastrosos ensayos de eficacia de una vacuna contra el SIDA basada en el Ad5 determinaron que, por razones aún poco claras, en realidad aumentaba el riesgo de infección por el VIH. La otra preocupación es que la inmunidad preexistente a la Ad5 puede atacar al vector de la vacuna, lo que podría explicar por qué, en los primeros ensayos, la vacuna CanSino provocó una respuesta de anticuerpos más débil de lo esperado. “Vemos que hay algún impacto”, reconoce Yu, “pero no es blanco o negro”. (Los datos preliminares de eficacia de la vacuna AstraZeneca/Oxford sugieren que la inmunidad contra su vector de adenovirus puede haber comprometido también el rendimiento de ese candidato, al menos en la dosificación de doble carga completa).

Los otros dos actores chinos, Sinovac Biotech y China National Biotec Group (CNBG) -una filial de uno de los mayores fabricantes de vacunas del mundo, la empresa estatal Sinopharm- están adoptando un enfoque diferente: vacunar a la gente con el virus completo, “muerto”. Esto no requiere un diseño sofisticado de proteínas o ARN o ingeniería genética: Los científicos simplemente inactivan el virus con una sustancia química (beta propiolactona) y lo mezclan con un adyuvante que efectivamente pone al sistema inmunológico en alerta total. En teoría, estas vacunas pueden producir respuestas más amplias de anticuerpos y células T, porque contienen el conjunto completo de proteínas virales, en lugar de una sola. Y a diferencia de las vacunas de ARNm, que tienen que ser almacenadas a temperaturas bajo cero, los virus inactivados no requieren más que la refrigeración ordinaria de cualquier nevera doméstica.

.

Pero muchos científicos ven las vacunas de virus inactivados como anticuadas, difíciles de fabricar en grandes cantidades y potencialmente peligrosas. Warp Speed rechazó rotundamente el enfoque. “No creo que la vacuna inactivada sea una buena idea”, dice Moncef Slaoui, jefe científico del Warp Speed.

.

Una gran preocupación es que las vacunas inactivadas contra el SARS-CoV-2 podrían desencadenar una enfermedad más grave, conocida como “enfermedad respiratoria potenciada”, en personas inmunizadas que sí se infectan. Básicamente, si una vacuna desencadena anticuerpos ineficaces, pueden formar complejos inmunes que obstruyen los pulmones. Esto ocurrió con una vacuna contra el virus respiratorio sincitial que se administró a los niños en la década de los 60, y en experimentos con animales con vacunas contra el SARS y otra enfermedad coronavírica, el síndrome respiratorio del Oriente Medio. La perspectiva de cultivar grandes lotes de virus antes de matarlos también plantea problemas; dos veces en los últimos cinco años, el virus de la poliomielitis vivo se ha escapado de las plantas europeas que fabrican vacunas de virus inactivados para esa enfermedad. Sí, sí, lo que algunos conspiranoicos aseguran que ocurrió en el “misterioso” laboratorio virológico de Wuhan, ya ha ocurrido anteriormente en la mismísima Europa, sin que los western media ni ningún presidente loco nos señalen con el dedo acusador.

.

Pero las vacunas inactivadas del SARS-CoV-2, a diferencia del ARNm y otras tecnologías ampliamente apoyadas por la operación Warp Speed, tienen un sólido historial. “Hay muchas maneras diferentes de fabricar vacunas, y es estupendo que la innovación se produzca junto con enfoques de probada eficacia”, dice Nicole Lurie, asesora estratégica de la Coalición para la Innovación en la Preparación ante Epidemias (CEPI), que anteriormente fue secretaria adjunta de los Estados Unidos para la preparación y la respuesta. “Las vacunas inactivadas son uno de los varios enfoques probados”. Meng Weining, director principal de Sinovac, dice que compararon el enfoque inactivado -que ya utilizan para hacer seis vacunas- con otras dos estrategias en modelos animales. “La vacuna de virus completo inactivado dio un resultado mucho, mucho mejor”, dice Meng.

.

Aunque en teoría es más fácil producir ARNm en grandes cantidades que cultivar el virus a una escala similar, los expertos en vacunas dicen que es poco probable que la producción de las vacunas de virus inactivado sea un obstáculo. CNBG, por ejemplo, tiene “enormes recursos”: 10.000 empleados y científicos, una enorme capacidad de fabricación”, dice Nicholas Jackson, que dirige la oficina de CEPI en China y que anteriormente trabajó en I+D de vacunas en Pfizer. “Son una bestia muy competente”. Y, lo que es crucial para la diplomacia china de las vacunas, muchos otros países tienen fabricantes que han producido vacunas de virus inactivados durante décadas.

.

Si las vacunas COVID-19 de China funcionan, los fabricantes dicen que podrían producir 1.500 millones de dosis en total el próximo año. Y los países que no pueden acceder a las vacunas financiadas por Warp Speed, especialmente aquellos que han sido anfitriones de los ensayos de eficacia de China, podrían tener un suministro de vacunas más asegurado.

.

Sheikh Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el 3 de noviembre tuiteó una foto suya en Dubai con la manga derecha de su kandura enrollada en alto, siendo inyectado con una vacuna CNBG COVID-19. “Deseamos a todos seguridad y una gran salud, y estamos orgullosos de nuestros equipos que han trabajado sin descanso para que la vacuna esté disponible en los Emiratos Árabes Unidos”, escribió Al Maktoum. Dos de los principales ministros del país habían recibido la vacuna 3 semanas antes.


En la foto superior vemos a Mohammed bin Rashid Al Maktoum (izquierda), primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, poco después de recibir el 3 de noviembre una vacuna COVID-19 de CanSino Biologics en virtud de la autorización de uso de emergencia de su país.

.

Los EAU se han convertido en la piedra angular de los ensayos de eficacia del CNBG y están siguiendo el controvertido liderazgo de China al permitir que las personas reciban la vacuna fuera de los ensayos clínicos.

.

En una videoconferencia celebrada el 23 de junio que unió a Abu Dhabi, Beijing y Wuhan, funcionarios de salud, embajadores y ejecutivos del CNBG se sentaron en largas mesas en salas decoradas con las banderas de cada país y celebraron su decisión de realizar juntos un ensayo para valorar la eficacia. Desde entonces, el ensayo se ha ampliado a Bahrein, Egipto y Jordania y se espera reclutar a 45.000 personas. CNBG dice que vino a los Emiratos Árabes Unidos para probar sus dos vacunas de virus completo -similares preparaciones inactivadas hechas por dos laboratorios independientes, e incluso competitivos, uno en Wuhan y el otro en Beijing- porque la alta tasa de infección del SARS-CoV-2 allí debería acelerar una señal de eficacia. Pero la diplomacia y el comercio también impulsaron la decisión. La enorme fuerza de trabajo extranjera de los EAU significa que los participantes de la prueba provienen de 125 países diferentes. “Si puedes probar que estas vacunas funcionan en los EAU”, dice Huang, “eso significa que todo el mundo podría pensar que la vacuna funcionaría en sus países también”.

.

China puede estar esperando un beneficio de relaciones públicas (PR) también: Los Emiratos Árabes Unidos y muchos de los otros países colaboradores tienen grandes poblaciones musulmanas, lo cual, según Huang, podría ayudar a mitigar las quejas de derechos humanos sobre el trato que China da a los musulmanes uigures en la provincia de Xinjiang. “Ciertamente no quieren tener más enemigos en el extranjero”, dice.

.

Huang añade que a través de su serie de ensayos en el extranjero, China espera crear buena voluntad para su Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda (BRI), una inversión masiva en infraestructura en más de 100 países para aumentar el comercio. Los críticos han acusado a la BRI de ser una diplomacia de “trampa de la deuda” que es una forma de neocolonialismo. “China quiere trabajar con estos países y darles prioridad para que tengan la vacuna porque pienso que esto va a facilitar la aplicación de la BRI”, dice.

.

La diplomacia china en materia de vacunas no siempre ha funcionado bien. El 9 de noviembre, después de que Brasil suspendiera un ensayo de la vacuna de Sinovac tras la muerte de un participante, el Presidente Jair Bolsonaro entró en Facebook. “Muerte, invalidez, anomalia”, escribió, citando a una agencia de salud brasileña que había enumerado las posibles razones de la suspensión: muerte, invalidez, anomalías genéticas. El mensaje de Bolsonaro era claro: Esta vacuna china, llamada CoronaVac, era peligrosa.

.

“Mucha gente se sorprendió mucho por ese post”, dice Esper Kallas, que dirige el centro de ensayos de vacunas de la Universidad de São Paulo al que se había unido el participante. “Estaba celebrando el fracaso de una vacuna”. Para Bolsonaro, fue una victoria de relaciones públicas sobre su archienemigo político, el gobernador de São Paulo, que apoyó el ensayo del CoronaVac. El presidente también se deleitaba con un revés para China, que Bolsonaro, como su aliado, el presidente de EE.UU. Donald Trump, ha criticado implacablemente.

.

Resultó que el participante murió de una sobredosis de drogas. Su muerte no tuvo nada que ver con el CoronaVac, y el ensayo se reanudó rápidamente.

.

China eligió navegar por la desalentadora política de Brasil porque con una pandemia fuera de control – es la tercera en el mundo en infecciones totales, con más de 100.000 nuevos casos cada semana – el país es un imán para las pruebas de vacunas y está desesperado por vacunas. El estado de São Paulo en septiembre comprometió 90 millones de dólares a Sinovac para 46 millones de dosis (esto es 10 veces más barato que lo que el gobierno de EE.UU. está pagando por las vacunas de ARNm de Pfizer/BioNTech y Moderna). Y Brasil podría aumentar el suministro fabricando con licencia la vacuna por in situ. Sinovac dice que podría transferir su tecnología al Instituto Butantan, un importante fabricante de vacunas en Sao Paulo, una colaboración que Meng describe como “win-win”.

.

China ha tenido recepciones más cálidas en otros países. En septiembre, Turquía lanzó un ensayo de eficacia de 13.000 personas de la vacuna de Sinovac. Serhat Ünal, que dirige el Instituto de Vacunas de la Universidad de Hacettepe -que es similar al de Butantan en Brasil- y forma parte del consejo científico del Ministerio de Salud, dice que Turquía tiene “una buena infraestructura para los estudios de fase III” y, a diferencia de los Estados Unidos y gran parte de Europa, acogió a un fabricante de vacunas chino.

.

Los tres fabricantes chinos también tienen grandes ensayos de eficacia previstos o en curso en Indonesia, el Pakistán, Arabia Saudita, México y Chile (véase el mapa anterior). Es una buena estrategia, dice Ünal. “Cuando se hace la fase III en diferentes países, es más transparente, es más confiable”, dice.

.

Así como la diplomacia de las vacunas influyen en los acuerdos que hacen los fabricantes de vacunas chinos para los ensayos de eficacia, también son impulsados por el capitalismo, dice Yip, quien durante 4 años dirigió la oficina en China de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC). “Todo el mundo está pidiendo a gritos una vacuna contra la COVID”, dice. “Todos quieren decirle a su gente que hemos conseguido alguna vacuna para ustedes”. Y las empresas chinas van obtener beneficios al suministrarla.

.

Es una apuesta segura que uno o más de los ensayos en el extranjero de China anunciarán datos de eficacia en cualquier momento. Los resultados hasta ahora de otras vacunas han alimentado un creciente sentido de que muchas vacunas machacarán, lo que es, desde el punto de vista de una vacuna, un virus algo débil. Pero China no está esperando los resultados de la fase III para usar ampliamente las vacunas en casa. Sus reguladores parecen estar satisfechos con los estudios en animales combinados con los datos mínimos de seguridad y respuesta inmunológica de los ensayos de fase I y II. En junio, CanSino recibió una autorización de uso de emergencia para vacunar a los militares, y desde entonces tanto Sinovac como CNBG han recibido luz verde para vacunar a grandes poblaciones fuera de los ensayos clínicos. Cifras inconfesables pero presumiblemente muy significativas.

Un contenedor refrigerado con un lote de 120.000 dosis de la vacuna china de COVID-19 de Sinovac llegó al aeropuerto internacional de São Paulo el 19 de noviembre. La vacuna se utilizará si los ensayos de eficacia en curso muestran que es segura y eficaz.

.

Con la pandemia vencida en casa, China está vacunando a su gente como seguro, a menudo, contra un mundo peligrosamente infectado. Yu de CanSino dice que “miles” de tropas en misiones de mantenimiento de la paz han recibido la vacuna de su compañía antes de viajar a lugares con una alta carga de COVID-19. CNBG dice que “cientos de miles” de personas en China han recibido sus vacunas. “Al hacer esto, somos capaces de construir una barrera inmunológica entre grupos específicos de personas como los trabajadores de la salud, el personal de prevención de pandemias y el personal de inspección fronteriza”, explicó la compañía en sus respuestas escritas a la Science. La vacunación es “completamente voluntaria con consentimiento informado”, subraya CNBG. Es más, “No recibimos ni un solo reporte de caso de reacción adversa severa, y no se reportaron infecciones para los vacunados que trabajan en áreas de alto riesgo”.

.

Meng de Sinovac dice que “más del 90%” de los empleados de la compañía han recibido su vacuna porque se les considera un grupo de alto riesgo; él la recibió porque viaja al extranjero. (Según el Ministerio de Cultura y Turismo de China, 155 millones de chinos viajaron al extranjero en 2019, entre ellos miles de estudiantes universitarios que siguen formándose en las mejores universidades norteamericanas). En octubre, la compañía comenzó a vender su vacuna -$60 por dos dosis- en Yiwu, una ciudad de la provincia de Zhejiang. Y Yip dice que el gobierno estaba incluso considerando vacunar a todo Beijing después de un brote de COVID-19 allí en junio. Yip dice que los funcionarios “ya habían escrito las directrices”; si más de 500 casos hubieran salido a la luz, “inyectarían a todo el mundo en Beijing con la vacuna”. Al final, el rastreo de contactos, las pruebas y el aislamiento de las personas infectadas limitaron el brote a 335 casos.

.

Al final, el rastreo de contactos, las pruebas y el aislamiento de las personas infectadas limitaron el brote a 335 casos.

.

Morrison dice que el gobierno chino ha “decidido claramente al más alto nivel” que vale la pena apostar por crear “hechos sobre el terreno” y obtener una ventaja de comercialización global al tener las primeras vacunas COVID-19 en amplio uso. “Es un riesgo pero también es potencialmente una gran ganancia”, dice.

.

¿Pero qué pasa si se produce un daño? “No deberías aplicar las reglas de tiempo de paz durante la guerra. Nuestras vidas se ponen patas arriba”, dice Yip, que vive a tiempo parcial en Pekín.

.

Si su gama de vacunas tiene éxito, la imagen de China ganará un impulso tanto en casa como en el extranjero. “Tienen problemas de reputación, internos y externos”, dice Morrison.

.

En mayo, el presidente de China, Xi Jinping, dijo a la Asamblea Mundial de la Salud, que gobierna la Organización Mundial de la Salud (OMS), que el país haría de sus vacunas COVID-19 “un bien público mundial”, una declaración algo vaga que hizo que muchos observadores de China se rascaran la cabeza. Sin embargo, China cumplió este compromiso en octubre al unirse al Servicio de Acceso Mundial a las Vacunas COVID-19 (COVAX), un esfuerzo dirigido en parte por la OMS y la CEPI para garantizar que cualquier producto que se demuestre seguro y eficaz llegue rápidamente a los países ricos y pobres por igual.

.

Se trata principalmente de una medida diplomática. COVAX no ha recibido el apoyo de Estados Unidos o Rusia, y China ve que “podría tener una influencia de control sobre un importante mecanismo internacional”. Además, dice Alexandra Phelan, una abogada del Centro para la Ciencia y Seguridad de la Salud Global de la Universidad de Georgetown que se especializa en China, “Es un buen acto de un ciudadano global apoyar este esfuerzo”.

.

Si una vacuna fabricada en China demuestra ser segura y eficaz, podría ayudar a la gente a olvidar la pandemia que comenzó allí y lo mal que respondió el gobierno al principio, dice Morrison. Y en casa, podría limpiar absolutamente la imagen de los fabricantes de vacunas de China. Los ciudadanos chinos se han recuperado de una serie de escándalos en la última década que incluyen el uso de vacunas ineficaces contra la difteria, la tosferina y el tétanos; registros inadecuados de una vacuna contra la rabia; y ventas de una vacuna antipoliomielítica caducada.

.

Una exitosa vacuna COVID-19 fabricada en China que ha sido examinada por reguladores externos tranquilizaría el mercado interno, dice Phelan. “Hay mucho terreno doméstico que recuperar”.

.

En Brasil, Kallas dice que un dilema similar podría surgir si Butantan, como se espera, empieza a fabricar el CoronaVac de Sinovac. “Hay un dicho aquí que dice que el pollo del vecino es siempre el más sabroso”, dice Kallas. “Tenemos la percepción de que todo lo que hacemos no es tan bueno como lo importado.”

.

Pero por ahora, Brasil está adoptando la vacuna china. Con los casos en aumento, la llegada de apenas 120.000 dosis de CoronaVac el 19 de noviembre se convirtió en una gran noticia. El sesgo contra China es poco más que una “contaminación” política de extrema derecha, dice Kallas, y la mayoría de los brasileños ven al CoronaVac como “una opción viable”.

.

En difinitiva, China está gestionando sus ensayos vinculados al suministro de vacunas en todo el mundo de manera inteligente y estratégica, sin fuegos epidemiológicos que apagar dentro de sus fronteras. Como siempre, los chinos son los más listos de la clase. Y a su influencia económica ahora se le está sumando la influencia biológica y diplomática. Pronto ningún país del mundo podrá permitirse ser enemigo de China. Y sus empresas de todo tipo están ahí, cotizando libremente y disponibles para cualquier inversor.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button

Has salido de tu sesión correctamente, saludos