¿De alquiler o de compra?

A muchos les convendría juguetear de nuevo con las típicas páginas interactivas, como la que ofrece el NYT (“Is it better to rent or to buy”), para tratar de averiguar si hoy en día resultaría más interesante comprar o alquilar una inmueble. Como podréis comprobar si hacéis este ejercicio, la clave está en las variables de la evolución del precio y alquiler de los inmuebles, pero sobre todo de las rentas que seamos capaces de obtener del dinero en los próximos años. Además podremos afinar introduciendo en la web multitud de variables como las expectativas de inflación, impuestos sobre la compra y la venta del inmueble, gastos de mantenimiento y de comunidad, comisiones del agente inmobiliario, etc. Lógicamente la estructura de dicha web interactiva obedece a los costes y formato del mercado de Real Estate norteamericano, pero de manera aproximada podréis adaptarlo a nuestro mercado inmobiliario.

Resulta difícil prever hacia dónde irán los precios inmobiliarios más allá de 5 o 10 años vista en España. Pero aún más difícil de calibrar es la inflación -o deflación- a la que nos llevarán los bancos centrales a medio y largo plazo, ni siquiera ellos tienen la más remota idea. Y para acabarlo de complicar debemos ser conscientes de que, en función de la inflación y el precio del dinero, la represión financiera (cuyos efectos explicamos detalladamente en 2013) perdurará penalizando a los rentistas y demás inversores o dará paso a un incremento de las rentabilidades de las inversiones en general. Y como decíamos, esa es quizá la variable más importante para la toma de decisión de alquilar o comprar un inmueble en estos momentos. Pero ojo, porque muchos inversores mal asesorados, ante su incapacidad para conseguir rendimientos financieros, se están lanzando en brazos de un mercado inmobiliaro que aún tiene recorrido a la baja a medio y largo plazo, a pesar del cacareado rebote a corto. Sobre todo si la economía nacional sigue en la UCI con déficit galopante y deuda creciente. Porque ambos males son enemigos de un crecimiento económico sostenible y lastran la generación de empleo y los incrementos salariales, que son tan necesarios para darle la vuelta al actual ciclo inmobiliario bajista iniciado hace casi una década. Y es que en este New Normal la realidad es muy tozuda y el futuro aún más incierto.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies