Cuando el rendimiento no basta.

A la mayoría de inversores poco les importa lo que hubiera podido ocurrir. Tan sólo valoran y califican la calidad de sus apuestas por su resultado final. O sea, que a menudo sin ser conscientes de ello, suscriben el viejo dicho de: “bien está lo que bien acaba”.

Pero cuando en la ecuación de la inversión dejamos atrás el simple resultadismo y contemplamos algo tan sutil y complejo como el Riesgo de pérdidas definitivas que se ha asumido realmente (que no la volatilidad), la cosa se complica… pero para bien. Y esto es de especial importancia en este New Normal, donde la seguridad y el riesgo han cambiado de manos ante el estupor y la ignorancia del mundo financiero, como ya advertimos en “¿Quién se ha llevado mi riesgo?

Hoy más que nunca, la bondad o maldad de una inversión hay que calcularla analizando el binomio rentabilidad y riesgo real asumido. El resultado tan sólo nos indica que se ha producido uno de los posibles escenarios, nada más. Si no lo habéis hecho ya, os recomiendo leer uno de los mejores tratados de lo que supone la aleatoriedad en las finanzas: “Fooled by Randomness” de Nassim Taleb. Porque no debemos perder de vista que invertir es, al fin y al cabo, tratar de colocar y acomodar de la mejor manera nuestra riqueza en previsión de lo que pueda suceder en el futuro, para su consolidación y crecimiento.

De poco sirve seguir estrategias de inversión que, a pesar de que por una vez puedan haber resultado rentables, hacen al ahorrador asumir elevados riesgos de pérdidas definitivas. Porque el mero hecho de que hayan salido bien este trimestre o este año, no implica que no se vayan a estrellar pasado mañana, ni que su riesgo intrínseco sea menor. Y viceversa, o sea que la más segura de las inversiones puede ser víctima de un oscuro cisne, que se lleve por delante y para siempre una parte importante del patrimonio. Y ello puede ocurrir a pesar de que los cautos inversores se hayan conformado con un retorno muy moderado a cambio de presunta seguridad.

Por lo tanto, que una inversión muy segura haya tenido un resultado positivo y moderado, no implica que no pueda generar pérdidas la próxima vez. Y del mismo modo, el éxito de una inversión arriesgada tampoco nos debe hacer pensar que el riesgo asumido haya sido menor. Para que los escépticos lo crean, tan sólo deben pensar que si dicha inversión arriesgada tuviera la capacidad de salir bien la mayoría de las veces, de hecho ya no sería una inversión arriesgada, o sea que simplemente le habríamos considerado más riesgo del que realmente tenía, estando entonces doblemente equivocados.

Veamos algunos ejemplos de lo paradójico que a veces resulta lo que acaba ocurriendo versus otros escenarios posibles que habrían podido ocurrir, y que de hecho pueden perfectamente ocurrir en el futuro:

Los inversores que durante estos últimos años han colocado sus ahorros en depósitos bancarios de entidades españolas virtualmente quebradas, han conseguido unos rendimientos moderados que, hoy por hoy, no han sufrido ningún evento de insolvencia. De hecho ni siquiera el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD by BBVA;) ha tenido que afrontar ninguna cobertura (aDg), más allá del saqueo que le supuso la creación del FROB y los sobresaltos normativos del BdE y demás reguladores. Incluso aquellos bonistas que compraron el pasado año deuda soberana española están en estos momentos obteniendo plusvalías con la reducción de la prima de riesgo, cobrando religiosamente -como buen acto de fe que es- cupones y principales a sus debidos vencimientos.

La pregunta del millón es: ¿Estos finales -o mejor dicho presentes- felices implican que dichos inversores tomaron buenas y seguras decisiones colocando en esos activos sus ahorros? La respuesta es NO. Porque objetivamente y de forma inconsciente, han estado asumiendo durante todo este tiempo unos riesgos de impago que no compensan unos rendimientos moderados (y me atrevería a decir que ni siquiera unos retornos abultados). Por tanto, el riesgo de pérdida permanente de su patrimonio ha sido y es alto, a pesar de que en el escenario ocurrido hasta la fecha les haya salido bien.

Si lo trasladamos al mundo del azar lo veréis más claro. Si millones de personas lanzan una moneda al aire 25 veces prediciendo si saldrá cara o cruz, el número de individuos que hayan acertado en todas sus predicciones lógicamente se irá reduciendo, pero al final obtendremos unas docenas de personas que lo habrán conseguido todas y cada una de las tiradas.

Volvamos con la pregunta del millón: ¿Significa eso que esas personas tienen más de un 50% de probabilidades de acertar si saldrá cara o cruz en el lanzamiento 26? Óbviamente la respuesta vuelve a ser NO.

Sin embargo, estos afortunados, si en lugar de lanzar monedas al obvio azar hubieran realizado inversiones, se sentirían seguros y confiados de poder seguir obteniendo buenos resultados en sus rendimientos, para su propio dinero o para el de terceros. Creerían así, tanto ellos mismos como sus seguidores, clientes o devotos feligreses, que el riesgo que asumen de equivocarse es muy inferior al riesgo que corren realmente.

Para ellos, y lamentablemente también para la mayoría de inversores, sólo el resultado les determina la bondad de la inversión. Y simplemente prescinden de lo que hubiera podido ocurrir con sus depósitos bancarios o sus monedas al aire en otros escenarios que no se han dado esta vez, porque para ellos lo más probable y sucesible siempre es precisamente lo ocurrido. Craso y caro error.

Quizá este post agüe la fiesta de algunos que se regocijen de sus rendimientos y de sus capacidades de encontrar “silver bullets“ constantemente. Pero a ningún inversor se le debería escapar que la valoraciòn del riesgo (al igual que la valoración de las empresas o la mismísima predicción del futuro escenario financiero) es todo un arte que va infinitamente más allá del simple resultadismo miope.

Y no deberíamos olvidar que, hoy más que nunca en este New Normal, es temerario valorar la bondad de nuestras inversiones exclusivamente por los resultados del escenario ocurrido, obviando el riesgo real asumido en el resto de escenarios probablemente o potencialmente sucesibles. Si lo obviamos, el presente no hará más que adularnos, y el futuro nos sorprenderá con pérdidas irrecuperables.

P.D. Para aquellos a los que les gusten los retos intelectuales y como mero divertimento, imaginad todo lo anterior en clave cuántica. Es decir con unas leyes físicas de la economía de Mercado donde las inversiones tengan como resultado todos los rendimientos y riesgos posibles a la vez. Y donde sólo el observador o inversor cuántico determine la ocurrencia de uno de los escenarios posibles. ¿A que ahora la evaluación clásica del rendimiento vs el riesgo real asumido os parece un elemental juego de niños? 😉

  1. Estoy muy de acuerdo con vosotros. Aún así, me encuentro cada día con más gente que, no sé si por mentalidad o por aversión a la volatilidad y búsqueda de estabilidad, sigue pensando que la bolsa NO es una buena opción, ya no porque potencialmente pueda ser una buena alternativa, sino porque piensan, y seguramente tienen razón, que en bolsa sólo ganan unos pocos y todos los demás son jugadores y ludópatas, de forma más o menos reconocida, que esperan hacerse ricos como los brokers que salen en las películas aunque raramente lo consiguen.

    Hay algunos argumentos que, al menos, parecen razonables. Si bancos y empresas enteras, con todos los recursos que tienen, pierden con sus inversiones, ¿es posible que un particular pueda ganar en el mercado al resto de los participantes de ese mercado, algunos de ellos muy cualificados, especializados y con muchos más recursos? Incluso en el mundo de los fondos de inversión al que os referís, la oferta es enorme y el número de gestores también, de modo que dar con los mejores gestores en el futuro es casi tan dífícil como montar un negocio y tener éxito, aún cuando sepamos quiénes fueron los mejores gestores en el pasado. Una buena gestión en el pasado no nos dice nada de la gestión en el futuro. Es más, incluso los buenos gestores atraviesan mejores y peores rachas y casi seguro que los mejores gestores de hace veinte años, no son los mismos que hace diez o que ahora mismo. Retabilidades pasadas no presuponen rentabilidades futuras.

    Por último, habría que ver con qué criterios y de qué manera localizamos a los mejores gestores, que muchas veces restringen y limitan el acceso a sus fondos a los inversores, y si su éxito se debe a su capacidad y estilo de gestión o también a la casualidad. Y, suponiendo que los encontremos y podamos invertir, el gran interrogante es si este es el momento para invertir con ellos o si debaríamos haberlo hecho hace veinte o treinta años. ¿Será su gestión los próximos X años cómo lo fue los últimos X años?

    DJ

    DJDJ 17/01/2013
  2. Hola DJ, afortunadamente para los inversores de verdad, la mayoría de esos participantes tan "especializados y cualificados" no son más que gestores de dinero ajeno mediocres (la mediocridad es lo que más abunda por definición) cuya principal obsesión es mantener su volatilidad y rendimiento similar a sus respectivos benchmarks, con el fin de mantener a sus clientes el mayor tiempo posible. Y para ganar dinero en bolsa hay que ignorar a la masa y centrarse en analizar correctamente unos cuantos negocios (o gestores que a su vez realicen esa labor de forma mucho más competente que un particular). Obviamente adivinar el futuro no es posible, pero tendrás más probabilidades de éxito si le prestas tu dinero para que lo invierta a un gestor que ha sabido encontrar valor, de forma contundente y sostenida, en el pasado, que a cualquier otro. Rentabilidades pasadas, si se han conseguido de manera riguros a y encontrando valor empresarial entre la maleza de la bolsa, no garantizan rentabilidades futuras, pero sí que las pueden presuponer. Y de hecho el tiempo da y quita razones.
    La forma de analizar y seleccionar a los mejores gestores de fondos? Como ya hemos escrito en alguna ocasión es todo un Arte que va muchísimo más allá de la simple comparativa de trackrecords (viajes para visitar personalmente a los gestores, DDQs, videoconferencias, etc.) y esa es una de nuestras tareas como Family Office. Yo, desde luego te recomendaría que le prestases tu dinero a Paramés o a Buffett mucho antes que a cualquier mindundi que gestione un mediocre fondo bancario.
    Saludos

    @ClusterFO 17/01/2013

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies