Corralito 2.0

Tan sólo unos días antes de conocerse la noticia del cáncer de la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, el mar de fondo de un nuevo corralito invade el país sudamericano. Las salidas ilegales de dólares americanos de Argentina ha sido una constante en este año 2011, alcanzando récords de los últimos 20 años. Según el Banco Central de la República Argentina (BCRA) se cerrará este año con unas fugas de aproximadamente 24.000 millones de dólares. El volumen es además ascendente cada trimestre, por lo cual el gobierno de la viuda de Kirchner ha tomado ciertas medidas que evocan el corralito que se produjo hace una década.

Para tratar de contener lo incontenible y de poner puertas al campo de la desconfianza, se han utilizado los perros policía, habitualmente adiestrados para detectar drogas y armas, pero entrenados ahora para detectar fajos de billetes de USD. La Administración Federal de Impuestos Públicos (AFIP) ha colocado controles de detección caninos en puestos aduaneros de todo el país, que escudriñan arbitrariamente a los viajeros que salen de Argentina. De ahí al bloqueo de los dólares americanos de las cuentas bancarias, no hay un gran trecho, a juzgar por el historial financiero de principios de los años 2000, aunque quizá la memoria reciente del caos producido en la economía local en aquel momento sirva de vacuna para evitar de nuevo tentaciones intervencionistas bancarias por parte de este gobierno. El tiempo dirá.

Lo que resulta cuando menos curioso es que los perros policía traten de evitar la evasión de USD físicos (los usd electrónicos ya se controlan y limitan) por las fronteras argentinas, mientras en la Eurozona suenan los tambores de guerra por la insostenibilidad de la unión monetaria. Probablemente en la Eurozona el menor deterioro financiero y económico nos sitúe objetivamente mucho más lejos de un corralito conversor de la divisa como el argentino (pasado o futuro). Pero quizá sea tan sólo la menor desconfianza de nuestro sistema financiero lo único que nos mantenga aún a cierta distancia de esa ruptura y cierre de fronteras financieras en el seno de la UE. Porque no hay que olvidar que los emergentes son ellos y los depresivos somos nosotros, la periferia europea.

Cuando un país pierde la confianza en su economía, su sistema financiero, su moneda y en sus políticos, el proceso de deterioro es implacable. Diferible, pero imparable. Y en la Eurozona hace ya años que jugamos con ese fuego, pero con el agravante de que las confianzas y desconfianzas se cruzan de forma compleja entre economías absolutamente dispares, que comparten moneda y contagio del sistema financiero. Y mientras unos están al borde del abismo, los otros enfilan ya la senda de una recuperación que puede abortarse en cualquier momento debido al contagio bancario y a una deuda pública impagable.

No obstante, la guinda del pastel que precipitó el corralito argentino fue el cese de préstamos por parte del FMI. ¿Puede ocurrir lo mismo en la Eurozona? Esa es una pregunta interesante, sin duda. Por el momento, y mientras el BCE siga teniendo las manos semiatadas por Alemania, hemos vivido la sustitución traumática de DSK por la europeísta Cristine Lagarde, al frente del IMF. Una sustitución que se parece mucho a una conspiración para eliminar de la escena a alguien que probablemente no habría aceptado que el Fondo Monetario Internacional prestase tan ingentes cantidades al sistema financiero europeo (público y privado). Un complot tan descaradamente milimetrado que tan pronto como se ha producido la renuncia de DSK al frente del FMI, ha llegado la absolución judicial.

Desde luego no parece la mejor idea confiar nuestro dinero e inversiones al éxito o fracaso de conspiraciones político-financieras. Y por tanto preferimos invertir teniendo en cuenta escenarios como corralito, colapso, ruptura, devaluación, etc., para tratar de minimizar los desastrosos efectos que esos escenarios pueden tener en patrimonios que inviertan en activos dependientes del buen fin de las decisiones de políticos al mando de este Titanic financiero.

Mientras cavilamos sobre cómo y cuándo puede suceder el Corralito 2.0, y coincidiendo con la celebración (sic) de la primera década de la existencia del Euro en nuestros bolsillos, recordemos lo sucedido en el corralito original, también en su décimo aniversario. Sarcasmos del destino.

  1. Sarcasmo o coincidencias de la vida.
    Recuerdo esos días calurosos en mi rosario natal,cuando con asombro veíacon envidia como los europeos podían sacar su dinero de un cajero automático allá por el 31 de diciembre del 2001, y nosotros no podíamos sacar ni lo miseros 250 $ ( pesos no dolares) semanales.
    Con la mente y el pasaje en la mano con destino España,esperaba ansioso el momento de la llegada ,para ser un “europeo ” mas y poder tener libertad económica.Paradojas del destino EL SUEÑO ESPAÑOL,duro unos pocos años,y a medida que el tiempo pasaba intuía con desesperación y tristeza que esto llamado UNIÓN EUROPEA , de unión no tenia nada,solo era un montón de países yendo a su bola y malgastando el dinero de todos nosotros.
    En conversaciones con amigos comentaba que lo sucedido en ARGENTINA(default) ,podía ser una especie de ensayo para ser aplicado en otros países,cosa que de momento gracias a la máquina de billetes de monopoli no ha sucedido,pero no lo descarto.
    Bueno no se porque les estoy contando todo esto, pero si de algo estoy seguro es de que en las inversiones hay que tener mucho cuidado para preservar el patrimonio.
    Saludos y busquen la felicidad.

    Jorge 24/12/2011

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies