China: Desigualdad y reducción de pobreza

Según el Banco Mundial unos ingresos por debajo de los $1.90 diarios determinan que una persona es estadística y oficialmente pobre bajo estándares globales. En cambio el gobierno de Xi Jinping eleva ese listón hasta los $2.30 diarios, es decir que por debajo de dichos ingresos consideran que la población de China es oficialmente pobre. Pues bien, aún así el gobierno chino ha conseguido el objetivo marcado en 2012 de sacar a 100 millones de personas de dicho umbral de pobreza en esta última década.

.

Como podréis apreciar en el gráfico inferior de la BBC, según el Banco Mundial la cantidad de población pobre en China, mayoritariamente rural, era de más de 750 millones de personas en 1990. En sólo 20 años, hasta 2010, esa cifra cayó a poco más de 100 millones. Y en esta última década los pobres en China que quedan por debajo de dicho umbral de pobreza son ya apenas 5 millones de personas. O sea que en los últimos 30 años el capitalismo planificado de China a sacado a 745 millones de personas de la pobreza extrema.

Otros países como Vietnam también han reducido espectacularmente su población pobre, sin embargo India aún mantiene niveles cercanos al 20% de la población por debajo del umbral del Banco Mundial de $1.90 diarios.

.

Pero claro, la consideración de pobreza extrema debe aumentar a medida en que la economía también crece, y para estándares de países desarrollados como España, el lindar de pobreza severa lo situamos en 11,83 euros diarios o en algunas estadísticas en el 40% del ingreso medio de los ciudadanos. Por tanto, en España tenemos 2,2 millones de personas en riesgo de probreza severa (4,7% de la población), y lo que es aún peor es que esa cifra sube en lugar de reducirse como ocurre en China.

.

Algunos dirán y con razón que el umbral de pobreza extrema en China actualmente no debe establecerse en $1.90 ni en $2.30, puesto que su economía ha crecido enormememente. A nivel internacional el Banco Mundial establece el nivel de $5.50 diarios como el umbral de la pobreza para los países con rentas medias-altas (no altas). Y en esta categoría de países deberíamos considerar ya a China en su conjunto, tanto en sus áreas urbanas como rurales, si queremos ser justos con la valoración de su reducción de la pobreza. Pues bien, en 17 años, desde 1999 hasta 2016, con los últimos datos publicados por el World bank, la pobreza en términos de economías con rentas medias-altas se ha reducido también en casi 800 millones de personas en China.

.

Lo podemos ver claramente en el gráfico inferior, y proyectando su crecimiento económico en estos últimos 5 años probablemente a día de hoy no hayan más de 150 millones de personas en China por debajo de dicho umbral, es decir apenas un 10% de su población total. En estos niveles, le progresión de rentas en China superaría ya claramente a la de países como por ejemplo Brasil. Y la pandemia nos señala el camino porque obviamente está acelerando aún más el proceso de crecimiento comparativo entre China y el resto de países emergentes o ya emergidos.

Otra cosa es la desigualdad económica, puesto que China está invadiendo las listas de multimillonarios al mismo tiempo que rescata del lindar de la pobreza a centenares de millones de habitantes. Pero ese posiblemente sea el mal necesario, el peaje que deben pagar las economías crecientes para poder sacar a millones y millones de personas de la pobreza severa. Y es que, contrariamente a lo que muchos creen, probablemente la manera más realista y eficiente de reducir la pobreza a medio y largo plazo no sea mediante un utópico reparto más equitativo de la riqueza existente sino mediante una mayor creación de la misma. Es decir un crecimiento económico potente, a pesar de que conlleve una mayor desigualdad económica entre la población.

.

Si además Papá Estado compatibiliza, con extremo mimo y sutileza, las medidas sociales para ayudar a los más desfavorecidos, mientras que a la vez mantiene o incluso mejora las condiciones para que los ricos sigan expandiendo sus fortunas dentro de la economía doméstica, quizá estemos ante crecimientos económicos sólidos y sostenibles durante décadas. Y es que la desigualdad sólo es necesariamente mala en ausencia de crecimiento económico, pero no tiene por qué serlo cuando se crea más y más riqueza en el conjunto.

.

Las economías, al igual que ocurre con las empresas, mejoran o empeoran, pero dificilmente se mantienen igual. Y lo mismo ocurre con las políticas económicas, igualan o desigualan, pero difícilmente mantienen las diferencias de riqueza entre su población. En defintiva, existen cuatro formas de tratar las diferencias económicas poblacionales mediante la aplicación de medidas económicas y fiscales: Igualar al alza, igualar a la baja, desigualar al alza o desigualar a la baja.

.

De poco sirve reducir desigualdades (igualar) si con ello nos cargamos el crecimiento económico a base de aumentar impuestos desmesuradamente y demonizar a nuestros ricos hasta conseguir que se marchen a otros países con gobiernos más inteligentes, que les reciben con los brazos -y los impuestos- abiertos. Es preferible que nuestros ricos sean cada día más y más ricos para que, junto con ellos, nuestra economía crezca y nuestros pobres salgan de la pobreza, ya que de otro modo nos quedaremos sin ricos y nos empobreceremos de manera generalizada. Dicho de otra manera, desigualar al alza es preferible a igualar a la baja. Porque igualar a la baja mediante gasto público insostenible, que conlleva extracción y confiscación fiscal, ya hemos visto históricamente que acaba minando el incentivo, la productividad y el crecimiento económico, hundiendo en la miseria a medio y largo plazo a los pobres a los que se pretendía mantener a flote a corto.

.

Por último, desigualar a la baja es lo que hacen las dictaduras africanas y demás repúblicas bananeras, y por tanto obviamente tampoco sirve de nada. El ideal como es lógico sería poder igualar al alza, pero eso no es más que una quimera que el capitalismo (ni por supuesto el socialismo) jamás ha conseguido, ni siquiera con la planificación de China ni con la eficiencia norteamericana. En definitiva, bienvenidas sean las desigualdades crecientes que sacan de la pobreza a millones de personas.

.

Fuente: BBC.com/news

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button(+34) 91 418 79 16