El incomprendido Mr. Market

Hace casi dos años escribimos un artículo titulado “Economía y Política“, en el que se veían diversos videos de líderes sindicales y economistas. Obviamente sus discursos no sólo eran y son opuestos, sino que en realidad hablaban idiomas distintos. Son de hecho animales distintos. Sus divergencias se hacen aún más evidentes y letales cuando la situación de la economía y las finanzas globales se deteriora, es decir, cuando mas necesaria sería su compenetración y armonía. Pero no. Cuanto mayor es el riesgo sistémico, el deterioro económico y la complejidad global, cuanto más necesaria es la actuación expeditiva de los gobiernos, más inoperante se vuelven sus decisiones políticas. Y los Mercados necesitan hechos y no palabras en estos momentos tan delicados, actuaciones firmes y valientes. Sin embargo los políticos sólo pueden ofrecer, como estamos viendo actualmente, palabras vacías de contenido, buenas intenciones y decisiones populistas que les mantengan en el poder, inoperante pero poder al fin y al cabo.

Y no sólo vemos inoperancia en la UE desde que la divergencia y el default inició el camino de no retorno, sino también la hemos visto recientemente en el congreso de los EE.UU. La ausencia de un acuerdo expeditivo entre demócratas y republicanos para solucionar el límite de deuda de la primera potencia mundial, ha dañado más a Mr. Market que sus propias cifras macroeconómicas. Porque los datos no son tan negativos como el mercado está cotizando. El precio medio de las empresas de sus principales índices es moderado, los resultados empresariales sólidos, y hasta el mismísimo mercado laboral se está recuperando. Eso sí, con la misma debilidad que en la anterior salida de la recesión de 2001, como vemos en el siguiente gráfico. No más, pero tampoco menos.

Ezra Klein, del Washington Post, asegura que el Mercado no se está viendo afectado porque el gasto aumente o que el déficit no se controle. Ni siquiera porque haya cambiado la política de estímulos en los EE.UU. con el fin del QE2. Mr. Market se resiente por la incapacidad e inoperancia de los congresistas norteamericanos para ni siquiera comprender el alcance de lo que tienen entre manos. Una vez más, por el abismo que separa animales de especies tan distintas: Economía y política. ¿Sabríais decir cuantos parlamentarios en Bruselas o Madrid son capaces de comprender (y mucho menos gobernar) los entresijos de la economia y las finanzas globales? ¿Cuantos de ellos tienen la suficiente formación académica para interpretar correctamente los acontecimientos económicos? Me temo que el porcentaje es mínimo, y además esos conocimientos son en esencia incompatibles con las habilidades necesarias para progresar en la carrera política. La economía y las finanzas, sobre todo en tiempos tan difíciles como los actuales, comportan decisiones impopulares. Y precisamente de todo lo contrario depende el éxito político, tal y como lo malentendemos. Lamentablemente nuestros políticos, a nivel intrnacional y local, están lejísimos de interpretar adecuadamente el New Normal. Ni siquiera fueron capaces de comprender el Old Normal.

La salida del tunel de la recesión es muy confusa aún. Las facilidades cuantitativas en su fase 1 y 2 parecen haber sido insuficientes para impulsar adecuadamente la economía norteamericana. Y quizá fuera temerario orquestar un Q3. Por nuestra parte, en la UE nos debatimos entre el ser o no ser. Entre el colapso en cadena, la ruptura descontrolada o un QE1, que es el camino oscuro y encubierto que se ha comenzado con la compra inconfesada oficialmente de deuda por parte del BCE, mientras Merkel distrae como puede a sus electores. Japón no levanta cabeza a causa de su desigual lucha contra los elementos y su pasado burbujeante. Los mercados emergidos y emergentes se ven lastrados por la caída del consumo de un occiedente con una recesión de caballo. Y la Popular China, a pesar de su capacidad para tomar decisiones impopulares y planificar su economía, se enfrenta a un aterrizaje incierto.

Mientras tanto, la complejidad del escenario aumenta día a día. Pero los políticos no entienden ni ven más allá de su lenguaje. Ni la cuenta atrás del congreso norteamericano, ni los burócratas de la Eurozona, con Merkel y Obama en pre-campaña electoral, son capaces de hacer nada más que marear la perdiz. Y Mr. Market espera cada día con mayor impaciencia que las palabras se conviertan en hechos.

Los espasmos y movimientos sincopados de Mr. Market son los síntomas de incomprensión y desatención que sufren las economías por parte de sus gobernantes. Porque lo último que necesita la economía a nivel mundial son decisiones populares. Decisiones que pretendan salvar un bienestar social que lamentablemente ya no nos podemos permitir. Ni siquiera sería prudente tomar ciertas decisiones expeditivas con luz y taquígrafos, por ser éstas impopulares.

Sin embargo sí que se encubren acciones expeditivas alegales o ilegales más encaminadas a salvar establishments o determinadas cabezas que a solventar problemas. Como por ejemplo la compra reiterada de bonos soberanos por parte del BCE de países a quien el mercado ya no finanza, cuando la legislación vigente jamás lo ha contemplado. A los políticos tampoco les conviene airear la admisión de surrealistas y evidentes maquillajes contables, o el encubrimiento oficial y lamentable del default griego, etc, etc. Todo menos coger el toro por los cuernos.

En lugar de eso, lo que tenemos ante nosotros son inminentes campañas electorales tan vitales como la de Obama o Merkel, y otras de menor índole como la española. Procesos populistas que alejarán aún más a los políticos y su toma de decisiones, de lo que necesitan las economías para recuperarse y los Mercados para sanar sus heridas.

En lugar de reclamar que esta noche va a salir el sol, quiza sería mejor que tratásemos de descansar bien para trabajar más duro que nunca por la mañana. Injusto, sí. Necesario, también.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies