Front National: La futura política monetaria de Francia y la UE

Sí, sí, ya sabemos que las propuestas de Marine Le Pen suelen ser extremas e incluso peligrosas, al menos en lo que afecta al modelo de sociedad que defiende su partido, el Front National. Pero cualquier analista con dos dedos de economía en su frente debería reconocer que la UE actual, con su política monetaria única y sus divergencias Norte/Sur crecientes más allá del punto de retorno, es un callejón sin salida. Un verdadero cul-de-sac, a pesar del negacionismo financiero europeísta que sufren los euroburócratas, que por cierto cada vez defienden la actual UE con menos convicción y monolitismo. Por ello bien haríamos en reconocer que, en lo que atañe a las propuestas de política monetaria, Marine Le Pen parece manejar de forma más realista la deriva de la Eurozona. Así pues sus propuestas son más transgresoras pero a la vez más valientes, y el tiempo dirá si también son más beneficiosas para los franceses y demás vecinos comunitarios. Veamos lo que propone en este artículo de Bloomberg:

.

Esencialmente lo que promete Le Pen es la toma de control de nuevo de la política monetaria francesa. El retorno a la soberanía monetaria mediante la recuperación de los poderes del Banco de Francia y la emisión de nuevos francos anclados, eso sí, a una cesta de divisas europeas, como se hizo durante un tiempo con el ECU (European Currency Unit), ¿recordáis? Dicha cesta de divisas marcaba el valor del ECU en función de diversos parámetros como el PIB o el peso de los respectivos países en el comercio europeo. Y desde su creación en 1979 hasta la definitiva congelación de su valor en 1995, se realizaron diversos ajustes en función de las necesidades propias de la divergencia de las economías de los países miembros. Lógico, ¿verdad? El problema vino a partir de 1995, cuando se pretendió fijar inamoviblemente esa relación entre el ECU y el resto de divisas (después se introdujo la moneda real EURO como paridad 1:1 con el ECU). Obviamente a partir de dicha congelación, las costuras de la moneda única no han hecho más que resquebrajarse y ser apedazadas con mares de dinero recién imprimido, sufriendo todos las divergencias económicas que la realidad Norte/Sur ha venido demostrando a lo largo de los años.

.

Así pues, la propuesta de Le Pen de retorno al Franco (nuevo Franco francés) semi-anclado a una cesta de divisas europeas (nuevo ECU) con un margen de fluctuación, tiene mucho más sentido económico y financiero que la actual situación, y además no es nada que no hayamos visto antes los que tenemos cierta edad. Según Le Pen el estado francés se comprometería a mantener esa fluctuación dentro de una banda de +/- 20%. O sea que si el resto de países hicieran lo mismo, el nuevo Marco alemán se revalorizaría de manera natural respecto a las divisas de otras economías más débiles. O dicho de otra manera, las divisas del sur se devaluarían respecto a las economías más fuertes del norte. De hecho ese escenario permitiría a países más recesivos y deflacionarios devaluar sus respectivas monedas y reactivar sus economías, generando crecimiento e inflación positiva. Et voilà!

.

La candidata no ha propuesto por el momento un calendario para que el resto de países de la Eurozona adopten también el anclaje de sus nuevas divisas a la cesta/nuevo ECU, pero sí que advierte que si el resto quieren seguir con el Euro tal y como lo conocemos hoy, su gobierno permitiría al nuevo Franco fluctuar libremente, sin ni siquiera este límite del 20%. Aviso a navegantes del norte y del sur,,,

.

El Banco de Francia podría emitir hasta un 5% de la masa monetaria anualmente (cifra parecida al aumento que viene aplicando el BCE proporcionalmente a Francia, según Bernard Monot, principal asesor económico de Le Pen. Unos 100.000 millones de nuevos Francos anuales, equivalentes (sólo de entrada) a 100.000 millones de euros. De ese modo se financiarían las necesidades de la economía francesa y sus compromisos de deuda. Una deuda soberana que por cierto se redenominaría en nuevos Francos franceses, y que el estado recompraría de manos de tenedores extranjeros en la medida de lo posible.

.

Monot asegura que la prima de riesgo francesa respecto a la alemana aumentaría pero no desmesuradamente. Cree que se situaría alrededor del 2-3% el yield del bono francés a 10 años. El país galo cumpliría con sus compromisos, como lo debería hacer cualquier otro país de la Eurozona que siguiera sus pasos. Ni que decir tiene que la propuesta de la candidata francesa tendría mucho más sentido y fiabilidad si fuese aplicada por toda la Eurozona de manera coordinada, aunque no simultánea.

.

Para todos aquellos que sigan pensando que la propuesta de Le Pen es otra de sus locuras extremistas y que las probabilidades de que se materialice ese futuro son escasas, lamento contradecirlos pero en Alemania cada vez se oyen más voces, y muy autorizadas, que reclaman la ruptura de la política monetaria al unísono con la francesa. Y no sólo se trata del “demoníaco” frente franco-alemán, sino que el belga Guy Verhofstadt, nada menos que el representante elegido por el Parlamento Europeo para la negociación del Brexit, también reclama la ruptura financiera de la Eurozona, al menos en dos partes. Por todo ello, los inversores no deberían olvidar que, a pesar de que hoy nuestro Euro vale exactamente lo mismo que el euro alemán, ese sueño dorado de los que vivimos en la endeudadísima y recesiva periferia, es decir, disponer del equivalente a marcos alemanes en nuestras cuentas corrientes, no parece que vaya a durar mucho más tiempo.Y los inversores y tenedores de patrimonio financiero e inmobiliario harían muy bien en tomar las medidas oportunas para evitar esas potenciales devaluaciones de las divisas y activos del sur respecto a los del norte.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR